Inicio de curso: la Consejería “suspende” de nuevo

Nos congratula leer que “El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Francisco Fernández Mañanes, ha aplaudido la determinación del Ejecutivo central para revertir los recortes del PP en Educación con la derogación del Real Decreto Ley de 2012, aprobado por el Partido Popular. Así lo ha expresado en la celebración de la Conferencia Sectorial, presidida por la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, y tras la que ha manifestado que Cantabria ya había modificado varios de los aspectos que contemplaba este decreto, especialmente en lo relativo al acuerdo alcanzado con los sindicatos para generalizar la jornada en Secundaria en 18 horas.”

Quizás la reflexión veraniega le haya servido para darse cuenta de que estaba defendiendo a ultranza la norma que ahora critica y que le sirvió de base para la controvertida variación de la jornada reducida en Infantil y Primaria. Esta variación, que se realizó en contra de la opinión generalizada del profesorado, de la junta de personal docente y de la mayoría de las familias, en un ambiente caldeado por las desafortunadas declaraciones realizadas por la directora general de innovación educativa y por el propio consejero, en las que se menospreciaba el trabajo del profesorado de estos niveles, confundiendo intencionadamente (pues lo contrario indicaría una ignorancia inadmisible) las horas de clase con el trabajo del docente.

De esta ferviente obediencia e intransigencia interpretativa de la legislación vigente (por poco tiempo, esperamos, ya que el Congreso ha recibido el anteproyecto de Ley que derogará el Real Decreto 14/2012) surgió también la modificación del calendario escolar del próximo curso 2018-2019, curso que se iniciará el 7 de septiembre en Educación Infantil y Primaria con la salvedad de que el profesorado sustituto no se incorporará a los centros hasta el día 12 , con el curso ya iniciado y despreciando de nuevo la tarea de coordinación y preparación de las clases que desarrollan las maestras y maestros a lo largo del año, pero con especial intensidad en estos días iniciales y durante los últimos días de junio.

La falta de personal en el departamento de Recursos Humanos de la Consejería no puede ser la excusa permanente para no atender adecuadamente las necesidades de los centros y, lo que es más importante, las del alumnado qué, pese a los desvelos de los equipos directivos, no recibe la atención precisa desde el primer día del inicio de las actividades lectivas.

Esta falta de personal, que llevamos años denunciando y pidiendo una solución a la administración, genera cada vez más problemas, tal y como hemos podido comprobar en la adjudicación de plazas vacantes para interinos que se han producido en el mes de agosto y se siguen adjudicando en estos momentos. Durante este tiempo, se han producido multitud de errores “materiales” (listas de aprobados en oposiciones erróneas y posteriormente corregidas, plazas vacantes ofertadas y luego anuladas, cambios de perfiles de las plazas…). Ni que decir tiene, que los principales afectados por estos errores, además de los centros, han sido los profesores interinos, que han visto como en algunas especialidades se veían frustradas sus expectativas de trabajo por este vaivén de plazas.

Por otro lado, parece inconcebible que la Consejería no haya dotado aún a los centros de personal administrativo para ayudar en las tareas de gestión, cada vez más complejas a las que tienen que hacer frente los centros educativos de nuestra región. Parece que este Consejero está más empeñado en cargar de trabajo al profesorado, que en mejorar las condiciones de los trabajadores.

ANPE Cantabria exige al Consejero de Educación que acabe con esta política errática y de improvisación y que cumpla con los compromisos pactados para mejorar las condiciones del profesorado de la Enseñanza Pública de Cantabria.