ANPE CANTABRIA CRITICA LA NEFASTA GESTIÓN DE LA CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN CON LOS PLANES DE REFUERZO EDUCATIVO

Alrededor de 30 colegios de infantil y primaria y la mayoría de los institutos de secundaria, han visto reducido el número de monitores o, directamente, se han quedado sin personal para atender a los alumnos de los planes de apoyo y refuerzo educativo, más conocidos como PROA. Muchos centros que han conseguido mantener el número de monitores, ha sido porque económicamente han podido, gracias al esfuerzo del centro y a los diferentes acuerdos con las AMPAs, y están a la espera de que la situación sea corregida por la Consejería.

Este curso 2018-19, la Consejería de Educación cambió el sistema de gestión y contratación del personal encargado de atender a los alumnos de estos proyectos. Una vez más, en una clara dejación de funciones, la Consejería optó por trasladar la gestión de contratación directamente a los centros, sobrecargando una vez más a los equipos directivos con actividades burocráticas ajenas a sus competencias, alegando para ello problemas presupuestarios. Los centros tuvieron que adelantar el dinero para la contratación del personal, y la Consejería asumía el compromiso de hacerse cargo de los gastos a partir de enero de 2019.

Así las cosas, hubo centros que optaron por no contratar a nadie, debido a que no disponían de fondos suficientes para hacerlo, y hubo otros que si pudieron y así lo hicieron. El problema para estos últimos centros vendría en enero, ya que al encargarse la Consejería de las contrataciones, se tendría que abrir una convocatoria nueva, y por tanto, los monitores encargados de impartir el plan PROA serían despedidos, y habría que contratar a personal nuevo, con el claro perjuicio para los alumnos.

Pues bien, enero ha llegado, y ningún centro sabe nada de nada con respecto a este tema. La Consejería no ha abierto la boca para informar a los centros del nuevo procedimiento, y llegados a este punto, al menos 30 centros de infantil y primaria se han quedado sin monitores porque habían adelantado el dinero solamente hasta este mes de enero.

ANPE Cantabria quiere denunciar la nefasta gestión de la Consejería de Educación en este asunto que, por no hacerse cargo de sus obligaciones, ha traspasado la gestión a los centros, perjudicando a los alumnos. Los planes PROA son una apuesta de la Consejería para ayudar a mejorar a todos aquellos alumnos que necesitan una apoyo y refuerzo educativo. Esta iniciativa no puede depender de que los centros educativos, de por si con un pequeño presupuesto, tengan que hacer malabares para gestionar unas contrataciones que corresponden totalmente a la Consejería de Educación.

ANPE Cantabria exige que se solucione lo más rápido posible este desaguisado, y que se dote de monitores a todos los centros que lo necesiten.