ANPE muestra su absoluto rechazo a la violencia contra las mujeres y solicita reactivar los mecanismos institucionales oportunos

Ante el Día Internacional por la eliminación de la violencia contra las mujeres, 25 de Noviembre, ANPE muestra su absoluto rechazo a las actitudes y agresiones machistas, que desgraciadamente sufren miles de mujeres en nuestro país.

A este respecto, el compromiso del profesorado con la igualdad efectiva entre hombres y mujeres así como la prevención de la violencia de género, es firme a través de la educación en valores como elemento transversal en todas las áreas.

La educación para la prevención de conflictos y para la resolución pacífica de los mismos, así como para la no violencia en todos los ámbitos de la vida personal, familiar y social, y en especial en la violencia contra la mujer y el acoso escolar, es fundamental formar a nuestros jóvenes y propiciar los cambios necesarios que acaben con las actitudes violentas y que promuevan relaciones de respeto e igualdad

Pero la Educación es cosa de todos, por lo que ANPE traslada a la sociedad, la imperiosa necesidad de erradicar esta lacra de la violencia contra las mujeres, trabajando de manera conjunta en la educación de los más jóvenes. La responsabilidad no debe recaer sólo en los docentes, es imprescindible la concienciación de los medios de comunicación, la implicación de las familias en una Educación basada en la tolerancia y el respeto, así como de la Administración con todos los medios y recursos necesarios, para la prevención, detección y actuación ante cualquier forma de violencia.

Desde ANPE, sindicato de docentes, resaltamos la importancia de la educación integral y pedimos a toda la sociedad su implicación en la lucha contra esta vergüenza social que constituye la violencia contra las mujeres, en cualquiera de sus formas.

Solicitamos también al Gobierno de Cantabria que reactive los mecanismos institucionales oportunos (Observatorio de la Convivencia, Comisión de Igualdad de Género,…) que hace muchos meses que no se reúnen, imposibilitando así a la sociedad y a la comunidad educativa conocer los hechos y participar en la solución de esta lacra.