Postura de ANPE ante el calendario escolar del curso 2017-2018

La administración y todas las Organizaciones Sindicales presentes en la Mesa Sectorial de Educación, han alcanzado un acuerdo sobre el calendario escolar del curso 2017-2018, que mantiene la estructura de bimestres con descansos intermedios.

También se ha alcanzado acuerdo para mantener la jornada lectiva de los alumnos, durante los meses de junio y septiembre, en tres horas y media.

Además, teniendo en cuenta las conclusiones del informe presentado por el Consejo Escolar de Cantabria en relación al aumento del número de evaluaciones realizadas durante el presente curso escolar, se ha tomado la decisión de reducirlo a las tres evaluaciones ordinarias, más una evaluación inicial (que ya se venía realizando con normalidad en la mayoría de centros escolares). En este sentido, la administración ha hecho caso a las protestas de ANPE Cantabria y el resto de organizaciones sindicales, que veníamos denunciando el exceso de carga burocrática para los docentes y el aumento, totalmente innecesario, de tareas y exámenes para los alumnos.

Consideramos oportuno recordar que los argumentos utilizados en defensa de este modelo de calendario, más racional y lógico, son estrictamente pedagógicos, pensando única y exclusivamente en el beneficio de los alumnos.

En este sentido, queremos denunciar las posturas, profundamente reaccionarias en las formas, de algunos colectivos, que pretenden desacreditar esta propuesta atacando a sus promotores, en lugar de utilizar argumentos racionales que puedan convencer a la otra parte.

Los menores de edad no son adultos, y por tanto, no se les puede imponer una jornada escolar similar a la jornada laboral de una persona adulta.

Esto cobra especial relevancia cuanto más pequeño sea el alumno. Por ese motivo, además de una organización racional y equilibrada de los bimestres escolares (de 35 días de media cada uno), se defiende una jornada reducida (de 3 horas y media) durante los meses de junio y septiembre en los niveles de infantil y primaria. De hecho, en el resto de niveles educativos, en los que los alumnos son mayores, la jornada es completa desde el primer día.

Estamos totalmente de acuerdo con la reivindicación de las familias de que los centros permanezcan abiertos más tiempo para poder acoger a sus hijos, pero totalmente en contra de que sea a costa de aumentar las horas lectivas que reciben los alumnos. De hecho, España es uno de los países con mayor carga lectiva de nuestro entorno. En concreto, nuestros alumnos dan más horas de clase que en Finlandia, Alemanía o Francia (así lo establece el informe Eurydice de 8 de junio, emitido por las instituciones educativas europeas), por poner algún ejemplo. Por tanto, esta medida, de tomarse, debería ser ofertando actividades lúdicas para los alumnos, y voluntarias para las familias, ya que hay padres que prefieren estar más tiempo con sus hijos, si tienen la posibilidad de hacerlo.

Los niños, especialmente en las etapas más tempranas de su desarrollo, necesitan tener tiempo para todo: aprender, relacionarse, jugar, descansar. Una distribución con las características de la propuesta permite conjugar todo ello de una forma racional y regular.

Es muy importante que durante la etapa escolar se fomente la creación de hábitos y rutinas de trabajo, constancia y perseverancia. Entendemos que en la creación de dichas rutinas, es esencial que el calendario lectivo sea racional, lógico y más o menos homogéneo. Por este motivo, se propone un calendario que combina de forma regular periodos de una media de 35 días lectivos, con periodos de descanso . En total, con esta distribución, el curso se divide en 5 periodos lectivos.

Esta propuesta de calendario no es revolucionaria, lleva muchos años funcionando en varios países europeos. Se respetan las fiestas tradicionales de siempre, y la única novedad importante es la aparición de una semana de descanso en el mes de noviembre. Los alumnos acudirán a las aulas los mismos días que en años anteriores, los 175 que marca la ley.

Es completamente falso que se elimine la Semana Santa. Los días festivos nacionales se respetan, como no podría ser de otra manera. Sin embargo, se modifica el descanso de la Semana de Pascua, cuando sus fechas no sean coincidentes con la propuesta de 35 días lectivos. Por ese motivo, este curso 2016-17 si hubo descanso de Semana de Pascua debido a que las fechas de celebración de la Semana Santa cumplían este criterio, y para el curso próximo 2017-18 se modificará por no cumplirlo.

Es importante que los niños pasen tiempo con sus familias en cantidad y calidad, y eso no se consigue aparcándolos en los colegios. Conciliar vida laboral y familiar consiste en que los padres dispongan de tiempo para trabajar, un tiempo para descansar y un tiempo para estar con sus hijos. Eso no se consigue aumentando el tiempo que los alumnos pasan en el aula. Las administraciones y las empresas privadas tienen que tomar cartas en el asunto e implantar medidas que favorezcan esta conciliación: ampliación de permisos por maternidad y paternidad, reducción de jornada por cuidado de hijos sin merma salarial, aumentar las oferta de actividades lúdicas para niños, etc.

Existen muchos tipos de jornada laboral: trabajadores a turnos, discontinuos, contratos a tiempo parcial, empleo estacional… por lo que resulta imposible organizar un calendario escolar que satisfaga las necesidades de todos. Por este motivo, exigimos al Gobierno de Cantabria que se ponga al frente de esta reivindicación y que se implique a más Consejerías en la búsqueda de soluciones y recursos económicos para dar una solución a los problemas de conciliación de las familias. Esta responsabilidad no puede recaer sólo en la Consejería de Educación, que está haciendo un esfuerzo enorme para dar una solución a un problema de la sociedad en su conjunto. Es necesario que se impliquen las empresas privadas, dando flexibilidad horaria a sus trabajadores, y tomando medidas que favorezcan la conciliación de sus trabajadores.

España lleva mucho tiempo recibiendo “tirones de orejas” en informes internacionales que indican que la jornada laboral de nuestro país es irracional, y que los índices de productividad no son los que deberían ser. En resumen, se trabaja demasiadas horas, y la productividad no es buena. Ya va siendo hora de que las administraciones y la empresa privada tomen cartas en el asunto, y se cambie la idea de que trabajar más horas, es mejor.

Es un modelo de calendario arraigado en los países de nuestro entorno, con mejores resultados en los informes internacionales. Parece lógico pensar que la organización escolar puede influir en los resultados académicos.

En resumen:

  • Los días lectivos son los mismos: 175
  • La distribución de periodos lectivos es racional y homogénea.
  • Se respetan las fiestas tradicionales de todos los años.
  • Se respetan los ritmos vitales de los alumnos.
  • Se tienen en cuenta los intereses de los alumnos, exclusivamente.
  • Se pide que se tomen medidas reales para conciliar vida laboral y familiar en los ámbitos competentes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies